JULIAN Y CATALUÑA

Sería el año 2006 o 2007 cuando empiezo a oír que en Madrid se estaba gestando la creación de un ente de alto nivel, iniciativa de Julian Bravo y Augusto Macías.

Yo sabía, lógicamente, quién era Julian Bravo. Su importancia, su carisma. Tuve la suerte de coincidir con él en unos premios Eficacia. Él no me conocía. Me presenté. En aquel tiempo era yo vicepresidente del Gremi y de la Federación. Con esas credenciales me atreví a asaltarle y pedirle información de su proyecto. Me escuchó. Me conquistó totalmente, me convenció de esa gran idea y volví a Cataluña entusiasmado,  intentando convencer a muchos colegas para que se hicieran socios, a la módica cantidad, entonces, de 30 euros al año. Resulta que Julian me llamó y me dijo que en aquel momento era el que más socios estaba consiguiendo y que contaba conmigo para ese gran proyecto. Tuve el gran honor de que me incluyó en la primera Junta Directiva de la Academia y aquí sigo después de 12 años. Un orgullo haber aprendido mucho de él y de todos los compañeros.

Julian con su forma de ser, te obligaba, no solo a admirarlo, sino a quererlo. A desear estar a su lado a disfrutar mucho de su compañía. Por eso cuando en 2010 después del fallecimiento de José María Ricarte, decidí crear in memoriam el Premio  Ricarte, le pedí que fuera miembro fundador y a la vez Jurado. Ni lo dudo.  Nunca olvidaré las exquisitas reuniones que tuvimos y tampoco que hasta la séptima edición no se perdió una Gala. Venía con su esposa Elvira, disfrutaban de Cataluña y nosotros disfrutábamos de ellos. Si hemos llegado a aquí, es gracias a personas como tú que nos han precedido. Te echaremos mucho en falta querido Julian.

José Ángel Abancens

Presidente de la Associació Empresarial de Publicitat