Ayer 9 de noviembre se hizo entrega del Premio Nacional de Creatividad José María Ricarte, a título póstumo, al economista José María Gay de Liébana.

El premio reconoce las ideas innovadoras en publicidad, comunicadas con sencillez, veracidad y respeto. “Esto encarnaba José María y ese ha sido el espíritu del premio que quiere recordar su figura”, dijo Álvaro Montoliu, Presidente de la Asociación Empresarial de Publicidad.

Por su parte, José María Ricarte hijo, explicó que, detrás del ADN Ricarte, se encuentra el humor, la ironía y la sabiduría; “Aprendimos desde pequeños que la creatividad era una cosa que iba más allá de la publicidad”. El escritor Leopoldo Abadía, gran amigo del premiado, ha querido destacar su fuerza: “Lo vimos luchar, pero sin cara de lucha”, explicó.

Por último, Jordi del Río, Director General de Medios de Comunicación de la Generalitat de Catalunya, destacó la capacidad de indignación de Gay de Liébana: “Se podía discrepar mucho con él, pero me fascinaba su capacidad de indignarse delante de las injusticias”.

Recogió el trofeo la señora de Gay de Liébana, Mercedes Orfila y su hijo, Pepe Gay de Liébana.